Argumentos contra la oposición al “matrimonio gay”

Los enemigos mexicanos de lo que comúnmente se llama “matrimonio gay” –que van de los arzobispados católicos al supuestamente progresista Andrés Manuel López Obrador- viven en el desierto de los argumentos. Argüir lógica y empíricamente no es lo suyo. Ni les interesa. Su oposición no resiste el análisis y sus precisiones:

  1. La propuesta de matrimonio gay, o entre personas del mismo sexo (con lo que se incluye a los bisexuales), es una propuesta civilista: de matrimonio civil. No religioso.
  2. Ningún liberal/progresista está proponiendo algo como el “matrimonio gay religioso”. Nadie. No estamos proponiendo que el Estado legisle para introducir el matrimonio gay en las religiones.
  3. La propuesta como tal no ataca ni deslegitima ni amenaza de muerte al matrimonio “tradicional” (salvo que este tipo de matrimonio sea visto per se como lo que no es, el monopolio absoluto y legítimo de todo matrimonio posible). Quienes de otro modo lo atacan, lo deslegitiman constantemente y amenazan su existencia, en sus propios términos, son quienes lo practican, por la manera como lo practican.
  4. Tampoco se propone la prohibición por ley de los matrimonios religiosos. ¿Dónde está nuestra propuesta de prohibición del matrimonio católico? No existe. No confundimos los ámbitos. El matrimonio católico sigue y seguirá existiendo siempre que exista el catolicismo. Pero, por supuesto, en su propio contexto religioso. ¿Seguirán confundiendo y manipulando otros la idea de la libertad religiosa?
  5. Nadie del lado liberal o progresista pretende imponer ilegítimamente nada a las religiones y los religiosos. Son ellos quienes pretenden imponer ilegítimamente sus normas religiosas en las normas públicas no religiosas.
  6. Hay que repetir e insistir: evidentemente, no intentamos que el Estado dicte las reglas y procedimientos de la vida interna de una religión (el matrimonio civil igualitario no es ni puede ser tal cosa). Por el contrario, la religión, y sobre todo la jerarquía católica, sí intenta que el Estado –fuera de la religión- dicte para los ciudadanos no heterosexuales normas de conducta de inspiración e implicación religiosas. Nosotros no buscamos el gobierno interno de la Iglesia. Y la Iglesia desea y busca gobernarnos a todos. Su virulenta oposición al matrimonio civil igualitario del siglo XXI es muestra de los excesos clericales.
  7. ¿Cuántos matrimonios gay se han celebrado y sancionado religiosamente como consecuencia de la legalización civil del matrimonio entre personas del mismo sexo? Ninguno. Ni uno solo. Porque la aprobación legal del “matrimonio gay” no se refiere al ámbito religioso ni obliga a nadie en él. Ninguna religión queda ni quedará obligada a casar por su rito a ninguna pareja del mismo sexo. Si a algunos católicos homosexuales (que los hay) les gustaría casarse por su Iglesia, y lo pidieran, sería otra cosa, una muy diferente, no nuestra propuesta –ni asunto nuestro, al no ser un asunto público.
  8. Por todo lo anterior, la resistencia católica al matrimonio civil en cuestión no es más que victimismo tramposo, un autoritarismo simulador tan antiindividualista como antisocial. Su homofobia no es argumento válido contra la propuesta. No es un argumento; sólo es homofobia. Y conservadurismo social irracional.
  9. Esta propuesta legalizadora es igualitaria. Es legislación civil que iguala, en la ley y ante la ley, y frente a los ciudadanos heterosexuales, a los ciudadanos homosexuales, eliminando un (sub)tipo de discriminación. Los que se oponen en México suelen “ver” un derecho especial regalado anticatólicamente a la “gente gay”. Es una fantasía, su ilusión óptica. En la realidad objetiva se ve otra cosa: quitar lo que en los hechos es un ilegítimo derecho especial de los heterosexuales. Si sólo éstos cuentan con la posibilidad de un matrimonio legal ante el Estado, y esta posibilidad se sustenta sólo en la inercia de una tradición cultural prejuiciosa, ¿cómo no sería un derecho especial de la heterosexualidad? ¿Cómo no sería un derecho especial que debemos democráticamente remover?
  10. ¿Cuál es la justificación de que una pareja del mismo sexo no pueda establecer relaciones jurídicas de herencia? ¿Por qué sus relaciones personales no deberían crear efectos jurídicos de sucesión de bienes y transmisión de derechos? No hay respuesta prohibicionista que sea racional. Ni verdaderamente decente.

Y ése es el punto final de mayor importancia: una sociedad verdaderamente decente no se opone al trato decente del Estado a cualquiera de sus ciudadanos. La prohibición estatal de todo matrimonio igualitario –entre personas del mismo sexo, de la misma raza, incluso de la misma religión, etcétera- es públicamente indecente.

Cabe sumar, por último, dos precisiones relacionadas: defender o proponer el matrimonio igualitario no implica ninguna indicación de obligación (individual): los hombres y mujeres homosexuales no quedan obligados, de ninguna forma, a casarse ante el Estado. Ni se dice que necesariamente deban hacerlo. No es que “queramos” que todos se casen sino que legalmente puedan hacerlo si ellos quieren y, en su caso, cuando quieran. Por otro lado, el argumento aquí presentado, con sus términos antiprohibicionistas, no supone ni necesita ni demanda la suspensión de la crítica –racional y empírica- al matrimonio llamado tradicional. Ni el criticar es necesariamente prohibir ni el no prohibir es necesariamente no criticar. Nadie podría demostrar que a lo largo de su historia ese matrimonio “normal” no ha sido también una fachada legitimadora para transacciones comerciales, transferencias de propiedad, alianzas y jugadas políticas, “pecados” como el embarazo sin matrimonio de por medio, y variados actos de prostitución tampoco tradicional.

José Ramón López Rubí C. Colaborador de la División de Administración Pública del CIDE.

NOTA: Las opiniones y datos contenidos en este documento son de la exclusiva responsabilidad de su(s) autor(es) y no representan el punto de vista del CIDE como institución.

(Visitado 55.182 veces, 10 visitas hoy)

15 comentarios en “Argumentos contra la oposición al “matrimonio gay”

  1. Permitir el matrimonio gey alteraria el orden de la naturaleza de la familia, jamas podrá igualarse una familia con padre y madre, integrada x varon y mujer, que una familia con alguien q no esta de acuerdo con su sexo, y q pretenda ser lo contrario a los q es.

      1. Jose Ramon, la mento tu respuesta a Ana Alcanta, ya que el argumento existe y cito » jamas podrá igualarse una familia con padre y madre, integrada x varon y mujer, que una familia con alguien q no esta de acuerdo con su sexo, y q pretenda ser lo contrario a lo q es», este es su argumento, que no quieras dar contestacion Jose Ramon es otra cosa. Que te vaya bien. Saludos!

        1. Eleuterio: eso no es un argumento, y menos lo es si lo vemos en relación con el fondo de mi texto (deberían leer con más calma y cuidado). Lo que dijo Ana es una creencia, su creencia, que nadie censuró. Tú citaste lo que dijo y nada más. No hay nada más.
          Que te vaya bien también. Saludos!

  2. Estimados Ana y Eleuterio: seguiré esperando sus argumentos (argumentos, por favor, no más dichos ni meras opiniones, aunque no se les censure). No se ha visto su «refutación», punto por punto, de mis puntos…
    De momento, les dejo esto: a) el texto no es exactamente sobre la familia… b) De todos modos, no todas las personas homosexuales que quieren casarse (por lo CIVIL) quieren ser padres. Ustedes dos parten de un supuesto contrario que es falso («todos los gays que quieren casarse también quieren ser padres»). También por eso es falso lo que dicen. Lo cierto es que ni todos quieren casarse ni todos quieren ser padres -lo mismo que pasa entre los heterosexuales, sean católicos o no. c) Una frase de Ana necesita, además de mejor ortografía y sintaxis, toda aclaración posible: «una familia con alguien q no esta de acuerdo con su sexo, y q pretenda ser lo contrario a los q es». Ojalá puedan decir, con todas sus letras, qué significa en realidad, eso que quieren decir…

  3. Hola, estoy totalmente de acuerdo con los argumentos que expone José Ramón López Rubí, no existe justificación suficientemente valida para que la religión católica no acepte los matrimonios entre personas del mismo sexo, y ¿porque no la tienen?, por que desde su perspectiva los matrimonios deben de ser entre «un hombre y una mujer» y esa concepción no se puede cuestionar, no admite argumento en contra. Eso es lo «natural» y no cabe otra variable a ello. Sin embargo, no tener otra perspectiva, más allá de un dogma, es vivir fuera de lo que en realidad sucede en las sociedades. Más allá de cualquier cuestión religiosa lo importante es el avance en el reconocimiento de los derechos humanos de las personas. Pensar que la «naturaleza» de la familia solo debe de estar sustentada en un matrimonio heterosexual, solo provoca discriminar otras conformaciones de familias que no solo pueden ser integradas por matrimonios homosexuales o lesbicos, sino también familias monoparentales. En mi opinión hasta el momento no he visto un argumento suficientemente sustentado para estar en contra de los matrimonios de personas del mismo sexo, solo prejuicios, estereotipos y estigmas.

  4. Podemos estar en desacuerdo con el tema de la homosexualidad, desde un punto de vista religioso, moral biológico, hasta evolutivo.

    Pero legalmente no hay argumento alguno para prohibir estos matrimonios, finalmente es un contrato entre dos partes civiles; sería (como analogía) el negar el derecho de voto a un indígena, mujer, etc. o la licencia de manejo a alguien de tez oscura.

    El gobierno debe respetar las preferencias religiosas y/o cualquier creencia, pero también e igual o hasta más importante debe garantizar los mismos derechos a toda la población.

    Respondiendo a los comentarios anteriores, la familia tradicional (católica) no es un argumento legal ni civil. Como hombre heterosexual pero no religioso, creo en la familia como un núcleo social fundamental. Pero también considero que el matrimonio gay no afecta a la familia como tal.

    1. Estoy totalmente de acuerdo Ana, Felicidades porque todavía hay gente civilizada. Porque los anormales somos los que buscamos proteger el núcleo familiar y somos incivilizados por oponernos a actos de anti civilización, porque ni los animales son tan irracionales como los hombres que se mezclan perro con perro y perra con perra

      1. Miriam: tu comentario es absolutamente desagradable, no sólo tonto, y sin ninguna importancia. Absolutamente irracional e ignorante. Lo único que demuestras es que no sabes qué es ser civilizado ni qué es lo anticivilización. O que tus «ideas» al respecto están completamente equivocadas, como los antiguos y simples prejuicios que son. Da igual: sólo te exhibes, no ayudas a tu causa. Exhibes, insisto, que no ejerces la racionalidad que crees entender y ejercer. No creo que hayas leído el texto -un texto analítico, que concluye y critica después de haber Pensado lenguaje y hechos-, pero si lo leíste no entendiste absolutamente nada, porque con tu fanatismo no podías… Lo que es una desgracia es que ni siquiera estés dispuesta a pensar un poco, un poquito, lo que «lees».
        Por mi parte, ahí arriba están más de diez puntos argumentativos que no pudiste refutar (si pudieras, lo habrías hecho). Y la nada de tu comentario (que insulta de manera idiota a las personas homosexuales) termina por darme otra vez la razón. Gracias. Y gracias por volver a confirmar que lo suyo es el dogmatismo religioso, la gritería hueca y la discriminación (anti)social.
        Muchos saludos.

      2. hola Miriam estoy también de acuerdo con lo que dice Ana es su opinión y se le respeta lastimosamente estas estos niños y niñas han pasado un trauma desde pequeño y es de allí en donde tienen muchas confunsion e su cerebro y no saben que es lo correcto y toman sus propias desiciones de quienes quieres ser no es normal, desde que uno esta pequeños los padres les deberían enseñar es conocer tu identidad, su cuerpo auto evaluarse ningún niño debe decidir quien quiere ser si no vamos a los religioso Dios no se equivoca cuando creo a una mujer y a un hombre para formalizar una familia, Dios nos dio a cada uno órganos y cada uno de esos tiene su función Dios no se equivoca el es perfecto.

  5. Excelente trabajo objetivo. Esta es la verdadera función del trabajo intelectual. Generar conocimiento y debatir racionalmente. Sin alzar la voz ni injuriar. Viendo con claridad las partes en conflicto. Y que razone y entienda quien quiera razonar y comprender. Gracias. Estimado amigo José Ramón, recibe un fuerte abrazo de luz queretana chilanga hasta donde estés. Fraternalmente. Julio. Qro. Qro., miércoles 14-IX-2016.

  6. José Ramón:
    Te felicito por tu publicación. La verdad es que voy a utilizar algunos de tus argumentos (y algunos de los de los comentarios) para poder debatir las ideas de mi profesora de cívica sobre este tema, ya que según ella «Mis argumentos no son suficientes para responder a su dilema», el cual era que «el matrimonio igualitario va en contra del orden natural de las cosas «. Lamentablemente hay mucha gente obsesionada con su religión, impidiéndoles abrirse a la realidad misma.
    Saludos.

  7. MATRIMONIO ES ENTRE HOMBRE Y MUJER

    EN MEXICO SI UN HOMBRE QUIERE VESTIRSE DE MUJER PUEDE HACERLO
    SI UNA MUJER QUIERE VESTIRSE DE HOMBRE PUEDE HACERLO
    SI UN HOMBRE DICE QUE ES MUJER PUEDE HACERLO
    SI UNA MUJER DICE QUE ES HOMBRE PUEDE HACERLO
    SI UN HOMBRE QUIERE VIVIR CON UN HOMBRE PUEDE HACERLO
    SI UNA MUJER QUIERE VIVIR CON UNA MUJER PUEDE HACERLO
    SI UN HOMBRE QUIERE HACER UNA HERENCIA A QUIEN QUIERA PUEDE HACERLO
    SI UNA MUJER QUIERE HACER UNA HERENCIA A QUIEN QUIERA PUEDE HACERLO

    TODA PERSONA INDEPENDIENTEMENTE DE SU PREFERENCIA, GENERO, CREENCIA, ETC SI EJERCE VIOLENCIA CONTRA OTRO SER HUMANO TIENE UN CASTIGO SEGUN LA LEY

    LAS LEYES YA EXISTEN
    SI HAY IMPUNIDAD EL PROBLEMA NO ES INVENTAR NUEVAS LEYES
    EL PROBLEMA SON LOS ORGANOS DE JUSTICIA QUE NO LAS CUMPLEN

    NO ES NECESARIO HACER NUEVAS LEYES

    LO QUE QUIEREN ES PRIVILEGIOS SOBRE LOS DEMAS Y QUIEREN OBLIGARNOS A PARTICIPAR Y APLAUDIRLES EN SUS FANTASIAS Y ESO NO SE VALE

    SON OPRESORES QUE QUIEREN SUPRIMIR LA LIBRE EXPRESION DE LOS CIUDADANOS MANDANDO A LA CARCEL A TODOS AQUELLOS QUE NO PIENSEN COMO PERSONAS QUE SUFREN DE DESORIENTACION SEXUAL

    HOY EN DIA NADIE ES ARRESTADO POR DECIR LA HETEROSEXUALIDAD ES UN CANCER
    ENCAMBIO SI SE APRUEBAN LAS LEYES (PRIVILEGIOS) QUE QUIEREN SE VA A ARRESTAR A UNA PERSONA QUE DIGA LA HOMOSEXUALIDAD ES UN CANCER POR DISCRIMINACION Y FOMENTACION DEL ODIO (PURAS FALASIAS INVENTANDAS POR EL LOBY LGBTTTTI)

    MEXICO DESPIERTA Y NO PERMITAS QUE ESTE MAL DE IZQUIERDA NOS INVADA A TODA LA NACION

    PROTEJAMOS A LOS NIÑOS Y A LAS FAMILIAS

    VIVA MEXICO

  8. yo no estoy a favor del matrimonio igualitario por la simple razón de los problemas de salud que con lleva tener una relación entre personas del mismo sexo es cuestión de ponernos a investigar sus riegos muchos de las perdonas heterosexuales han tenido una vida corta debido a sus problemas de salud , cito: Ocasiona numerosos problemas de salud a aquellos que lo practican, incluyendo incrementos en el SIDA, en otras enfermedades de transmisión sexual, en cáncer del colon y del recto, y hepatitis. De acuerdo al Centro para el Control de Enfermedades, más del 82 por ciento de todos los casos de SIDA transmitidos sexualmente en el 2006, fueron resultado de contacto sexual entre dos hombres. Más aún, los hombres gay y bisexuales representan más del 60 por ciento de todos los casos de sífilis. pero hay que ser sinceros ninguno de los heterosexuales estuviera si no fuera por la procreacion de un hombre y una mujer y a pesar de q eso no tiene «mucho fundamento» me mantengo y me da pena como el ser humano va a ser el causante de su propia destruicion no en 40 años ni en 50 años pero si esto sigue teniendo mas influencia en el mundo q pasaria con nosotros ¿cuáles serían los efectos en la sociedad si todo el mundo viviera fielmente en un matrimonio homosexual? señores esto no es de pelear es de buscar la lógica de lo que esta bien y esta mal no acepto pero tampoco por eso soy homofofica pensamos en las acciones de nuestros actos.

Comentarios cerrados.