Breve explicación de la Ley de Seguridad Interior

El presente trabajo tiene como propósito estudiar el contenido de la recién publicada Ley de Seguridad Interior. No busca opinar a favor o en contra de dicha ley, lo que se pretende es dar a conocer su contenido y los posibles alcances que esta pueda tener al momento de su aplicación. Por lo tanto, todo lo que aquí se exponga será con usos únicamente didácticos para todo aquel que quiera hacerse un juicio más razonado acerca de la aplicación de dicho ordenamiento legal.

La Ley de Seguridad Interior contiene treinta y cuatro artículos distribuidos en seis capítulos, además de contener los correspondientes artículos transitorios que únicamente tendrán vigencia una vez que se haya cumplido con su propósito. Los capítulos contienen los supuestos y el procedimiento para emitir la declaratoria de protección a la seguridad interior; asimismo, contempla el modo mediante el cual podrán intervenir las autoridades federales en apego a esta ley. A su vez considera también el manejo de la inteligencia para la seguridad interior y el respectivo control en las acciones en materia de seguridad interior; sin dejar de lado lo relativo a las responsabilidades a las que serán acreedores los funcionarios públicos en caso de obstaculizar la aplicación de esta ley según lo establecido por los artículos 109 y 113 de la Constitución.

Es importante señalar que además de la Ley de Seguridad Interior deben de estudiarse en conjunto con otros instrumentos normativos, tales como Ley de Seguridad Nacional y Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Estas dos últimas leyes deberán de aplicarse de manera supletoria a la Ley de Seguridad Interior; es decir, a falta expresa de contenido en esta última deberá de buscarse en la redacción de los artículos de las dos anteriores para resolver la problemática que surja.

Ahora bien, al principio de la Ley de Seguridad Interior se manejan las definiciones de los términos que se habrán de utilizar en los artículos posteriores, siendo los más importantes los siguientes: declaratoria de protección, acciones, amenazas y riesgo a la seguridad interior, así como también la definición del llamado uso legítimo de la fuerza. De la lectura y el análisis de la ley en estudio propongo una definición que resume todo su contenido y la cual es la siguiente: La Ley de Seguridad Interior regula la intervención de la federación mediante la participación de las instituciones policiales federales y las fuerzas armadas con el propósito de legitimar el uso de la fuerza en acciones permanentes de seguridad interior y, sobre todo, cuando exista un riesgo o amenaza a la propia seguridad interior.

Pues bien, ya se ha propuesto la definición de la ley en estudio, pero es necesario conocer ahora lo que significa el término de “seguridad interior”. Dicho término es sacado del contenido de la Ley en estudio, concretamente del artículo segundo y es:

La condición que proporciona el Estado mexicano para salvaguardar la permanencia y continuidad de sus órdenes de gobierno e instituciones, así como el desarrollo nacional mediante el mantenimiento del orden constitucional, el Estado de Derecho y la gobernabilidad democrática en todo el territorio nacional. Comprende el conjunto de órganos, procedimientos y acciones destinados para dichos fines, respetando los derechos humanos en todo el territorio nacional, así como para prestar auxilio y protección a las entidades federativas y los municipios, frente a riesgos y amenazas que comprometan o afecten la seguridad nacional en los términos de la presente Ley.

Haciendo énfasis en los principales términos utilizados en dicha ley es necesario mencionar que existen acciones, amenazas y riesgo a la seguridad interior; las primeras dos son utilizadas para identificar, prevenir, atender, reducir y contener los riesgos y amenazas a la seguridad interior. Amenazas que serán las que afecten a los principios contenidos es esta ley, que en otras palabras se traduce en una serie de situaciones o acontecimientos que pongan en riesgo la continuidad y permanencia del Estado del derecho en el país. La expresión “riesgo de la seguridad interior” se considera como la antesala de lo que podrá ser tomado como amenaza a dicha seguridad.

Lo más importante es conocer el procedimiento de esta ley, pues será a través del mismo como se podrá saber los alcances que pueda tener al momento de su aplicación; es decir, el modo mediante el cual el presidente de la República utilizará las facultades que esta ley le otorga para intervenir en la defensa de la continuidad del Estado de derecho. A partir de la declaratoria de protección a la seguridad interior es como se pone en marcha la intervención de la federación en un municipio, entidad federativa o región de la República. La declaratoria puede ser ordenada por el presidente por sí o a petición de las legislaturas Locales o, en su caso, por el gobernador correspondiente cuando su respectiva legislatura se encuentre en receso. Para que se ordene la declaratoria debe de existir una amenaza a la seguridad interior y también cuando se superen las capacidades de las autoridades o, bien, cuando haya poca o nula colaboración de las entidades federativas y municipios.

La declaratoria sólo podrá tener vigencia por un año para después poder prorrogarse o modificarse, según sea el caso. Cuando el presidente emita dicha declaratoria designará al mando de un comandante de las fuerzas armadas para que sea él quien dirija a las demás corporaciones intervinientes. El comandante deberá mantener informado al presidente de la República sobre las acciones que se estén tomando para erradicar la amenaza a la seguridad interior. Todo el actuar del comandante a cargo deberá de plasmarse sobre un protocolo de actuación.

La intervención de las autoridades federales será con el propósito de coordinar y ejecutar la declaratoria emitida por el presidente. Las autoridades federales no podrán sustituir a otras autoridades, ni tampoco eximir a éstas de sus funciones. De ahí que la lógica sea que las autoridades federales se coordinen con los estados y municipios afectados.

La Ley de Seguridad Interior es muy breve en su redacción, pero no en su contenido como ya se ha visto, por lo que de ésta seguro se pueden desprender variopintas interpretaciones. Sin embargo, será el propio Poder Judicial de la Federación, a través de la Suprema Corte de Justicia, el encargado de interpretar esta ley y declarar si son operantes las diversas acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales que se han interpuesto en contra de este controvertido instrumento legal. De modo que aún puede haber diversos cambios que surjan y también es importante señalar que todavía no se aplica formalmente la ley, resultando para muchos una incógnita los límites y alcances de su aplicación.

Rubén Martínez Juárez. Egresado de la licenciatura en derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas y actualmente estudiante de la maestría en ciencia jurídico penal en la misma institución.

NOTA: Las opiniones y datos contenidos en este documento son de la exclusiva responsabilidad de su(s) autor(es) y no representan el punto de vista del CIDE como institución.

(Visitado 8.152 veces, 1 visitas hoy)