La Conferencia de La Haya: 125 años de trabajo a favor de la unificación progresiva del derecho internacional privado

La Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado es un organismo internacional intergubernamental que, a lo largo de su historia, ha logrado convertirse en uno de los foros de codificación de alcance universal de mayor relevancia en materia de relaciones jurídicas transfronterizas que involucran a particulares -familias y empresas-.

El resultado tangible de la labor de la conferencia en pos de la seguridad jurídica son más de cuarenta instrumentos jurídicos. La mayoría de éstos son convenciones internacionales vinculantes; pero también hay instrumentos de soft law, tales como Principios y Guías de buenas prácticas. Cabe señalar que los temas regulados pueden ser agrupados en tres grandes áreas: Derecho Comercial y Financiero internacionales, Derecho Familiar y Protección de Menores, y Cooperación internacional y Derecho Procesal Civil. Además, como se pretende contribuir efectivamente a mejorar la vida de las personas físicas y de las empresas, la Conferencia no se desentiende de la aplicación de sus productos en el día a día. Al contrario, desarrolla actividades de seguimiento y apoya a los Estados en la implementación de los convenios.

Dada la trascendencia de las tareas que ha desempeñado y continúa llevando a cabo la conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado, 2018 es un año que merece ser celebrado por quienes se preocupan por la justicia en las relaciones jurídicas que trascienden las fronteras estatales. Porque este año se cumplen 125 años de la creación de la conferencia de La Haya. En efecto, la primera sesión diplomática de la conferencia de La Haya, convocada por Tobías Asser, se celebró del 12 al 27 de septiembre de 1893.

Con ánimo conmemorativo, el organismo ha previsto tres grandes eventos para propiciar la reflexión sobre el trabajo realizado hasta el momento a favor de la unificación progresiva del derecho internacional privado y acerca de cuáles son los retos y líneas de acción para el futuro. El primero de ellos fue la conferencia HCCH 125. Ways Forward: Challenges and Opportunities in an Increasingly Connected World, que tuvo lugar en Hong Kong durante el 18, el 19 y el 20 de abril pasados. El segundo, denominado “Reunión Latinoamericana sobre implementación y funcionamiento de los Convenios de La Haya sobre Cooperación Jurídica y Protección Internacional de Niños”, se llevará a cabo del 13 al 15 de agosto, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde donde opera la Oficina Regional de la Conferencia de La Haya para América Latina. Y el tercero, convocado por la Oficina Permanente del organismo, tendrá lugar el 10 y el 11 de septiembre, en la cuna y sede de la Conferencia: la ciudad de La Haya, en los Países Bajos.

A continuación, ofrecemos a los lectores de “Derecho en acción” un reporte de la conferencia de Hong Kong, elaborado desde una perspectiva latinoamericana.

La Universidad de Hong Kong -con el apoyo del Departamento de Justicia de Hong Kong y de la Oficina Regional de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado para Asia – Pacífico- abrió sus puertas a un amplio número de expertos, funcionarios y profesionales vinculados con el estudio y la implementación del derecho internacional privado. El objetivo de la convocatoria consistía en, partiendo del análisis del trabajo pasado y presente de la Conferencia de La Haya, procurar identificar desafíos y oportunidades que el mundo cada vez más conectado en el que vivimos actualmente implica para el organismo y su labor futura.

La inauguración de la Conferencia estuvo a cargo de Xie Feng, Comisionado del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China en la Región administrativa especial de Hong Kong, Geoffrey Ma Tao-li, presidente de la Corte Final de Apelaciones de la Región Administrativa de Hong Kong, Teresa Cheng Yeuk-wah, Secretaria de Justicia de la Región Administrativa de Hong Kong y, finalmente, de Christophe Bernasconi, Secretario General de la Conferencia de La Haya. Además de dar la bienvenida al evento y a Hong Kong, consideraron que el derecho internacional privado reviste singular relevancia en un mundo interconectado gracias a los avances tecnológicos y que es importante reconocer el trabajo de la Conferencia y pensar qué líneas de acción debería adoptar en su trabajo por venir. Teresa Cheng Yeuk-wah hizo hincapié en que no basta con solo identificar los desafíos, sino que hay que convertirlos en oportunidades.

Posteriormente, el profesor Jürgen Basedow dio un discurso en el que, entre otros puntos, aludió al carácter eurocéntrico que la Conferencia de La Haya tuvo en sus inicios. También se refirió a desarrollos más recientes en materia de derechos humanos que inciden en el derecho internacional privado, apreciándolos principalmente en el contexto europeo.

Luego hubo una serie de sesiones de trabajo en las que se propició el intercambio de ideas de los panelistas entre sí y de ellos con el público presente. La sesión de discusión sobre el derecho internacional privado en el siglo XXI, moderada por Lawrence Collins, contó con Jürgen Basedow, Richard Fentiman y Diego P. Fernández Arroyo como panelistas. Plantearon un panorama general sobre la disciplina en el contexto de globalización y conectividad creciente. Fernández Arroyo desafió la visión del derecho internacional privado como una disciplina que gira en torno al Estado, insistiendo en la necesidad de reconocer que también hay sujetos no estatales que actúan en este ámbito. En cuanto al contenido de esta rama del derecho, destacó que jurisdicción y derecho aplicable ya no son los temas exclusivos de estudio, así como el giro metodológico de la localización a la materilización. En efecto, hoy por hoy el derecho internacional privado es considerado como un instrumento de gobernanza global que, además, interactúa con el derecho internacional público. Finalmente, se refirió al cambio en la concepción de la jurisdicción, de verla tradicionalmente como un poder, a entenderla más como una función relacionada con el acceso a la justicia en la resolución del caso y en la ejecución de la decisión.

En la sesión sobre Derecho Internacional de la Familia y de la Protección de la Niñez, moderada por Dyana Bryant, las panelistas fueron Cristina González Beilfuss, Anne-Marie Hutchinson y Nieve Rubaja. Este panel se concentró en examinar cómo el derecho internacional privado facilita la protección de las familias y, en particular, de la niñez. Desde las perspectivas española, inglesa y latinoamericana, incluyendo referencias a la operación práctica de los instrumentos de La Haya en estos ámbitos, fueron identificados algunos desafíos. Por ejemplo, Rubaja subrayó que persiste una falta de conocimiento de tales instrumentos, incluso entre abogados y jueces.

La sesión dedicada al Derecho Comercial y Financiero Internacional fue moderada por Richard Fentiman. Contó con las participaciones de William Blair, Francisco Garcimartín, David Goddard, José Antonio Moreno Rodríguez, además de la nuestra. Fueron abordados diversos aspectos de la actividad económica transfronteriza, con especial énfasis en los acuerdos de elección de foro y su relación con el actual proyecto en materia de sentencias, la seguridad jurídica en materia de contratos internacionales en un mundo cada vez más conectado, la elección del derecho aplicable a los contratos, la aplicación de reglas no estatales y los desafíos que plantea la blockchain. Desde la perspectiva latinoamericana se señaló la escasa difusión del Convenio sobre acuerdos de elección de foro y de los principios sobre la elección del derecho aplicable a los contratos internacionales y se propuso intensificar la promoción de los mismos en la región. Asimismo, en cuanto a la superposición de instrumentos elaborados por diversos foros internacionales en materia de contratación internacional, se destacó la necesidad de coordinar esfuerzos y de trabajar en conjunto.

Cooperación Jurídica Internacional y Procedimiento Civil fueron los temas convocantes de la sesión moderada por Bill Fritzlen. Participaron como panelistas Madiyar Balken, Feng Guo, Diego P. Fernández Arroyo (en sustitución del profesor venezolano Eugenio Hernández Bretón, quien lamentablemente no pudo estar presente) y Peter Zablud. En esta sesión fueron analizados los diferentes mecanismos de cooperación existentes, incluyendo la apostilla y su funcionamiento. También se exploró cómo se podría mejorar la implementación de la cooperación en el día a día. Asimismo, Fernández Arroyo presentó los aspectos más relevantes de los Principios sobre Acceso Transnacional a la Justicia, de la Asociación Americana de Derecho Internacional Privado (ASADIP).

Luego hubo tres sesiones dedicadas al Rol de la Conferencia de La Haya y a la identificación de desafíos y oportunidades.

La primera de ellas fue moderada por Christophe Bernasconi y contó con la intervención de Richard Frimpong Oppong, Yuko Nishitani, Fausto Pocar y Linda Silberman. El primero de ellos aludió a la escasa penetración de la labor de la Conferencia en el continente africano, e hizo un llamado a que se intensifique la presencia del organismo en esa zona instalando, por ejemplo, una nueva Oficina Regional. Ante esta propuesta concreta, Christophe Bernasconi respondió que recientemente los Estados miembros habían rechazado la asignación de recursos para instalar una Oficina Regional en África; sin embargo, comentó que la Conferencia ha venido implementando una estrategia de acercamiento a dicho continente y que es consciente de la necesidad de incrementar la presencia en África. Por su parte, Yuko Nishitani se refirió al impacto de la Conferencia y sus instrumentos en la región asiática. Destacó los esfuerzos que se han venido llevando a cabo desde la Oficina Regional para Asia – Pacífico y los resultados tangibles de los mismos. Asimismo, Linda Silberman explicó cómo el trabajo de la Conferencia de La Haya ha impactado en los Estados Unidos de América. Y Fausto Pocar sugirió que la conferencia debería involucrarse en el tema de la migración, mismo que representa un problema acuciante en muchas zonas del mundo actual.

La segunda sesión se subdividió en tres talleres paralelos. Consideramos que fueron éstos los espacios en los cuales se logró a cabalidad el objetivo de promover un intercambio genuino entre todos los presentes. Las áreas temáticas de los talleres y sus respectivos facilitadores fueron: Derecho Internacional de la Familia y de la Protección de la Niñez, facilitado por Hans van Loon, Derecho Comercial y Financiero Internacional, por Niklaus Meier, y Cooperación Jurídica Internacional y Procedimiento Civil, por Anselmo Reyes.

En la tercera y última de las tres sesiones plenarias sobre el Rol de la Conferencia de La Haya, Desafíos y Oportunidades, los facilitadores de los talleres presentaron sendos informes. Sin entrar en el detalle de cada uno de ellos, diremos que hubo algunos temas recurrentes, tales como la necesidad de: dotar a la conferencia de un carácter más universal aún que el que ya tiene, incrementar el trabajo de seguimiento post-convención, profundizar las labores de difusión y docencia sobre las actividades del organismo y los instrumentos adoptados, aprovechar más y mejor las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación. Asimismo, en esta última sesión, que moderó Linda Silberman, participaron Xiaomei Guo, Nadia de Araujo, William Blair y Christophe Bernasconi. Las dos primeras se refirieron a la importancia del trabajo de la conferencia en Hong Kong y China, y en América Latina, respectivamente. William Blair retomó la idea de que la Conferencia debería involucrarse en temas vinculados con las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación. Y Christophe Bernasconi se valió de diversas cifras para demostrar la relevancia de la labor que se ha venido llevando a cabo en el seno de la conferencia de La Haya. Asimismo, recibió los desafíos identificados a lo largo de los tres días de trabajo como oportunidades de cara al futuro.

Se espera que este necesario ejercicio de reflexión colectiva, conformado por la conferencia de Hong Kong y las de Buenos Aires y La Haya, auxilie en el diseño de líneas y estrategias concretas de trabajo para los años por venir, a fin de maximizar la contribución de la conferencia de La Haya a la generación de un mundo más justo.

María Mercedes Albornoz. Profesora e investigadora de la División de Estudios Jurídicos del  CIDE.

NOTA: Las opiniones y datos contenidos en este documento son de la exclusiva responsabilidad de su(s) autor(es) y no representan el punto de vista del CIDE como institución.

(Visitado 2.645 veces, 1 visitas hoy)

2 comentarios en “La Conferencia de La Haya: 125 años de trabajo a favor de la unificación progresiva del derecho internacional privado

  1. La información no sólo es interesante sino útil. Entiendo que hemos sido muy bien representados en las celebraciones de los 125 años a través de la Dra. Albornoz, da gusto saberlo.

    Por otro lado, ¿no debería existir una suerte de «capítulo mexicano» de la Conferencia para mayor difusión de sus trabajos?

    1. Estimado Francisco:

      Muchas gracias por el mensaje.

      En cuanto a la posibilidad de contar con un capítulo mexicano de la Conferencia de La Haya, no la veo como algo viable en el futuro cercano. Este organismo no ha utilizado el esquema de capítulos nacionales, sino que ha optado por la vía de oficinas regionales cuando hay fondos y condiciones que lo permiten. Así, por ejemplo, aún no ha sido posible establecer una oficina regional en África.

      Sin embargo, considero que la oficina regional de América Latina tiene una presencia bastante intensa en toda la región, incluyendo a México.

      Saludos,

      Mercedes

Comentarios cerrados.