¿Qué es realmente el modelo de mando policial único?

En nuestra anterior contribución titulada Reflexiones sobre el proceso de militarización de la seguridad pública en México, identificamos al denominado “modelo de mando policial único” como una segunda vertiente del proceso de militarización de la seguridad pública en México. Esto debido a que su principal efecto en las entidades federativas es la adopción lisa y llana del modelo de policía militarizada.

Ahora bien, para una mejor comprensión, cabe señalar que coexisten dos grandes modelos policiales reconocidos universalmente, pero que raramente se encuentran en estado puro; puesto que en general se verifica una combinación de ambos, a saber:

Modelos policiales

tabla

    Fuente: Adaptación de, Ballbé (1996: 113-127).

Cabe destacar que la policía surge a partir de dos patrones: civil (Scotland Yard) y militarizado (Gendarmerie Nationale), que se convertirán en referentes obligados para la aplicación de la ley en el resto del orbe (Rico, 1983 y Moloeznik, 2010).

Así, el modelo civil de policía responde a la vertiente anglosajona, la que a su vez se inserta en el contexto histórico de la revolución industrial que Carlos Marx bautiza como “los tiempos orgiásticos del capital”, a la luz de sus consecuencias sociales negativas. Se trata de la policía metropolitana de Londres, organizada en 1829 por Robert Peel, como una fuerza pública, creada como un cuerpo homogéneo y democrático en armonía con el pueblo, del cual emanaba su autoridad. A la que se le fija como misión fundamental la prevención de la delincuencia y el mantenimiento del orden público mediante la ronda preventiva. Esto es, la presencia física y visible de los agentes como una constante en la comunidad, rondando un circuito geográfico fijo, llamado beat. Durante el cumplimiento de dicha encomienda, sus integrantes tenían órdenes de tratar a los ciudadanos respetuosamente, al establecerse un riguroso código de actuación (Fyfe, Greene, Walsh, Wilson y McLaren, 1997:7).

En tanto que la Gendarmería Nacional (1791) en Francia, los Carabinieri (1814) en Italia y la Guardia Civil (1844) en España, marcan la génesis y derrotero del modelo policial militar en Europa continental. Tratándose de la Guardia Civil, instituto armado existente en España en virtud del real decreto de 26 de enero de 1844, sobre organización del ramo de protección y seguridad pública, su misión es la protección y ejercicio del poder de policía de las zonas rurales, represión del bandidaje, protección de la propiedad de los organismos públicos y privados y manteniendo del orden público, vigilancia de fronteras y control del tráfico en las carreteras. Desde su nacimiento, se encuentra compuesta de tercios y compañías, y se distribuye por comandancias, líneas y puestos (Moloeznik, 2011).

El modelo policial constituye un componente cualitativo no material del estado de fuerza policial de primer orden, porque a partir del establecimiento del mismo, la institución policial puede generar doctrina policial propia, fijar los perfiles de los aspirantes o candidatos a incursionar en la carrera policial, los contenidos de los procesos de formación, los perfiles de egreso de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, entre otros aspectos fundamentales del desarrollo policial (Moloeznik, 2010).

En el caso de México, en principio, si uno revisa la Constitución –en concreto, su artículo 21- nos inclinamos por el modelo anglosajón, al establecer en el texto constitucional que la institución policial será profesional, disciplinada y civil (el subrayado es nuestro). Lo cierto, sin embargo, es que a lo largo de su devenir histórico, esta institución básica del Estado mexicano no respondió –ni responde– a modelo alguno. La debilidad de sus policías descansa, fundamentalmente, en la ausencia de un modelo policial claro. Los híbridos que caracterizan a los cuerpos de seguridad pública, en los tres órdenes de gobierno, constituyen un reflejo del desinterés histórico del poder político por la seguridad pública y, en especial, por el instrumento de autoprotección social por excelencia.

Aunque la debilidad de mayor peso, probablemente, resida en la heterogeneidad de las policías, de la mano de los desequilibrios o desbalances de cualquier indicador que se considere: estado de fuerza y tasa policial, capacidades, cobertura, grado de escolaridad promedio, aptitudes y formación, liderazgo, inteligencia y contrainteligencia, sistemas de armas, comunicaciones, cómputo y transporte, integridad y actuaciones, entre otros.

Por otra parte, conviene recordar que el origen del “nuevo modelo policial de mando único estatal” (Secretaría de Gobernación, 2010a), se presenta durante la administración encabezada por Felipe Calderón (2006-2012). Propuesta a la que se adhiere, entonces, tanto la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), como el máximo órgano de decisión del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en virtud del Acuerdo 03/XXVIII/10 que a la letra reza (Secretaría de Gobernación, 2010b): “El Consejo Nacional de Seguridad Pública se pronuncia a favor de un Modelo Policial que cuente con 32 policías estatales, cada una con un mando único y confiable, y apoyado por la Policía Federal”.

Ahora bien, si se entiende por modelo policial al “conjunto ordenado de normas, órganos, recursos y procedimientos de relación entre todos ellos, que se articulan y actúan de forma coordinada, con la finalidad de contribuir a garantizar la seguridad de los ciudadanos” (Jar Couselo, 2000:14); entonces, lejos se encuentra el mando único de erigirse en un modelo en la materia. Pues mando policial único no significa más que un sistema policial centralizado, que en el marco del pacto federal y de la figura del municipio libre es actualmente inviable en México.

De esta manera, el mal llamado “modelo de mando policial único” descansa en la unificación de las policías municipales y estatales para garantizar la unidad de mando. Es decir, un solo cuerpo policial por entidad federativa con un mando único, cuyo significado es el tránsito de la descentralización a la centralización policial. Esto significa que estamos ante una propuesta de transformación del sistema policial, pero no de modelo. O, lo que es lo mismo, del tipo de organización policial, que guarda correspondencia con la organización político-administrativa de cada Estado, presentándose: (Rico, 1983)

  • Una policía centralizada, que cubre y ejerce su jurisdicción sobre el conjunto del territorio nacional (vg. Francia, Países Bajos, Polonia, Israel, Japón, China, Chile, Uruguay y Ecuador).
  • Una policía descentralizada, con una jurisdicción limitada y compleja, a causa de la multiplicación de las funciones a cargo de la policía, que posee criterios diferentes en lo referente a su organización, a las normas de reclutamiento y formación de su personal y a la utilización de los medios de que dispone (vg. Alemania, España, Estados Unidos, Canadá, México, Brasil y Argentina).

En una segunda etapa, el mando policial único estatal contempla también la fusión de las policías estatales preventiva e investigadora o ministerial; de ahí que el Secretariado Ejecutivo del SNSP haga referencia a 32 policías estatales.

Esto significa que, además de la desaparición de los cuerpos de seguridad pública municipales y la integración de los policías municipales preventivos en las corporaciones de las entidades federativas, en lugar de 64 policías estatales (preventiva e investigadora de cada estado, incluyendo a la ciudad de México), quedarían 32 cuerpos de seguridad pública en los estados que incluirían, en una misma estructura organizacional, las áreas de investigación, prevención y reacción.

Adicionalmente, y tal como se pone de relieve al analizar el proceso de militarización de la seguridad pública en nuestro país, dicha propuesta no tiene otro significado que adoptar el modelo de policía militarizada en las entidades federativas, en clara contradicción con el artículo 21 de la Constitución. Por ello, no sobra subrayar que cualquier decisión política que se tome al respecto, en el marco del Estado de Derecho, debe ajustarse al marco normativo vigente o acompañarla por una reforma del mismo. La opción por el mando policial único en los estados simplemente no debe ser la excepción al principio de legalidad.

Por último, es necesario considerar que los retos de México en el tema de la seguridad pública exigen contar con un modelo de policía científica para actuar ex post en la persecución y resolución de delitos, en especial aquellos vinculados con el accionar de la delincuencia organizada y de alto impacto social, en el que la inteligencia y la contrainteligencia deberían constituir sus pilares. Pero este modelo científico debe actuar, de manera simultánea, a la par de un modelo de policía civil / comunitaria que atienda problemas cotidianos de violencia doméstica y delincuencia situacional u ocasional, apostando por la prevención. Junto a estos modelos, habría que sumar uno de policía militarizada responsable de garantizar la tranquilidad y orden público y la paz social, que debiese contar con las capacidades suficientes de reacción del Estado que las circunstancias impongan de manera excepcional. Por ende, la combinación de los tres modelos debería ser el compromiso por la seguridad pública de las autoridades en respuesta a la legítima demanda de la ciudadanía.

Marcos Pablo Moloeznik. Profesor-Investigador del Departamento de Estudios Políticos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara.

NOTA: Las opiniones y datos contenidos en este documento son de la exclusiva responsabilidad de su(s) autor(es) y no representan el punto de vista del CIDE como institución.

_______________________

Para mayores detalles, se sugiere consultar las siguientes fuentes:

  • Ballbé, Manuel (1996), “Modelos policiales comparados”; en, Seguridad y Estado Autonómico, VII Seminario “Duque de Ahumada”, Ministerio del Interior, Madrid.
  • Fyfe, James J., Greene, Jack R., Walsh, William F., Wilson, O.W. y McLaren Clinton, Roy (1997), Administración de la Policía, Quinta edición, México, D.F.: McGraw-Hill.
  • Jar Couselo, Gonzalo (2000), “Modelos comparados de policía”, Ministerio del Interior/Dykinson S.L., Madrid.
  • Moloeznik, Marcos Pablo (2010), “Manual de sistemas comparados de policía”, Guadalajara: Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Universidad de Guadalajara.
  • Moloeznik, Marcos Pablo (2011), “Apuntes teóicos y doctrinarios sobre modelos de policía”; en, Erick Gómez Tagle López (coordinador), Criminología (Retos y perspectivas actuales), Asesor de Diseños Normativos, SC / Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Beneméita Universidad Autónoma de Puebla / Centro Multidisciplinario en Psicoterapia, AC, páginas 37- 68, Puebla,
  • Rico, María Rico (compilador) (1983), “Policía y Sociedad Democrática”, Alianza Editorial, Madrid.
  • Secretaría de Gobernación (2010b), Consejo Nacional de Seguridad Pública, Acuerdo 03/XXVIII/10; en, Diario Oficial de la Federación, México, D.F., miércoles 16 de junio de 2010.
  • Secretaría de Gobernación (2010a), Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, “Nuevo modelo policial de mando único estatal”, México, D.F.
(Visitado 23.482 veces, 2 visitas hoy)

4 comentarios en “¿Qué es realmente el modelo de mando policial único?

  1. por los datos aquí aportados, es claro q toda critica al modelo de mando único deberá de ser sobre bases y asta el momento no las hay, todo es conjeturas,al no tener las la sustentación jurídica q faculte las actividades q realizara dicho mando, sin transgredir el ámbito municipal y el derecho de este a su autonomía, en la decisión de como brindar a sus ciudadanos la seguridad publica, ya q si se esta de acuerdo, eso significa q no podrá incidir en la actuación de la policía y solo el gobernador será el q decida lo q crea necesario y las estrategias a seguir sin contar con el estrecho contacto de la ciudadanía de los municipios.

  2. Ojala se ponga en vigor esa reforma o ley como la quieran llamar para una mejor seguridad y no sigan los mismos elementos de la vieja escuela que no quieren dejar que entre esa ley por que no les conviene

    1. Entre otros estudios esta un libro de Porrúa llamado » LA UNIFICACION DE MANDOS DE LAS POLICIAS FEDERALES EN MEXICO COMO ESTRATEGIA DE SEGURIDAD PÚBLICA» el autor es Adolfo Karam y es un estudio de los motivos y errores de los gobiernos federales que no pudieron implementar el mando único policial en México, y de los modelos policiales que han sido exitosos en otros países, con una propuesta de como debería de haberse hecho esta unificación de mandos policiales. Saludos!

Comentarios cerrados.