El amparo contra Facebook

La semana pasada se promovió una demanda de amparo contra Facebook.[i] En su escrito inicial, la quejosa señaló como acto reclamado la suspensión de su cuenta en la red social. Además, precisó como derechos fundamentales vulnerados los establecidos en los artículos 1°, 6° y 17 de la Constitución.

Ahora bien, la demanda se presentó ante los juzgados de distrito en materia civil en Ciudad de México. El juzgado segundo de distrito, al cual fue turnado el asunto, determinó que era incompetente para conocer del mismo y remitió el expediente a los juzgados de distrito en materia administrativa en Ciudad de México. En este sentido, no existe aún un pronunciamiento sobre la admisión, prevención o desechamiento de la demanda.

La problemática principal a la que se enfrentará el juez que conozca de este asunto consiste en determinar si el juicio de amparo es procedente contra la red social, es decir, contra un particular. Si bien el marco legal permite promover demandas de amparo contra particulares,[ii] el Poder Judicial de la Federación se ha mostrado muy renuente a darle entrada a este tipo de asuntos.

Efectivamente, si analizamos los criterios que han emitido los tribunales federales, podemos observar que son muy contados los casos en que se admiten demandas de amparo contra particulares. Por ejemplo, se han admitido amparos contra instituciones bancarias cuando aseguran las cuentas de alguna persona[iii] o contra notarios cuando omiten entregar las escrituras correspondientes a la parte interesada.[iv]

Esta situación impide que los derechos humanos tengan vigencia entre particulares. Si echamos una mirada al derecho comparado, podemos observar que los tribunales constitucionales sí analizan y tutelan los derechos fundamentales cuando son vulnerados por particulares. Por ejemplo, la Corte Constitucional colombiana, tomando como base lo que señala la propia Constitución,[v] ha amparado el derecho al honor y a la imagen cuando son violentados por un particular que posteó en Facebook unas imágenes y comentarios injuriosos.[vi] En pocas palabras, esta Corte admite amparos contra particulares en las más variadas circunstancias.

Facebook no es cualquier particular, sino uno con gran poder e influencia. La asimetría entre la red social y un simple usuario es enorme. Además, Facebook tiene muchísimos problemas para moderar su contenido,[vii] por lo que podría vulnerar derechos humanos con gran facilidad, particularmente la libertad de expresión. Esta dificultad para moderar lo que se publica ha llegado al grado de que se está cocinando un proyecto para crear una especie de tribunal constitucional de Facebook, un órgano independiente que emitiría criterios para saber qué publicaciones debe permanecer y cuáles deben ser eliminadas.[viii]

Pues bien, Facebook actúa como verdadera autoridad cuando elimina contenido o una cuenta. Es claro que el usuario se encuentra en completa indefensión ante la red social. Esta, de manera unilateral y obligatoria, puede trastocar los derechos de una persona, y no existe un medio de defensa idóneo para combatir sus determinaciones.

Facebook, Twitter y otros espacios similares se han vuelto imprescindibles para ejercer nuestros derechos. Como lo ha señalado la Suprema Corte, “[l]as redes sociales se han constituido como un medio que permite a las personas expresarse de manera más amplia y desinhibida, compartir información o acceder a ella de forma casi inmediata, así como establecer espacios de colaboración”.[ix]

El Poder Judicial de la Federación tiene una oportunidad increíble para darle vigencia a los derechos fundamentales entre particulares. Deben quedar atrás esas visiones de que el amparo solo procede contra entes públicos. Las nuevas dinámicas sociales exigen que los derechos humanos sean protegidos frente a cualquier vulneración, ya sea de autoridad o, en determinados casos, de particular. ¿Vamos a esperar a que los tribunales extranjeros nos digan qué es lo que está bien y qué es lo que está mal? ¿Por qué no dar nosotros el primer paso?

Héctor Ivar Hidalgo Flores. Maestrante en Juicio Oral y Proceso Penal Acusatorio en el INACIPE. Twitter: @_hector_hidalgo

NOTA: Las opiniones y datos contenidos en este documento son de la exclusiva responsabilidad de su(s) autor(es) y no representan el punto de vista del CIDE como institución. 

____________________________

[i] Juzgado segundo de distrito en materia civil en la Ciudad de México, “amparo indirecto 808/2019”, 15 de agosto de 2019.

[ii] El artículo 5°, fracción II, de la Ley de Amparo establece en la parte conducente lo siguiente: “Para los efectos de esta Ley, los particulares tendrán la calidad de autoridad responsable cuando realicen actos equivalentes a los de autoridad, que afecten derechos en los términos de esta fracción, y cuyas funciones estén determinadas por una norma general”.

[iii] Pleno en materia penal del primer circuito, “contradicción de tesis 3/2018”, 23 de octubre de 2018.

[iv] Segundo tribunal colegiado en materia civil del segundo circuito, “amparo en revisión 166/2018”, 4 de octubre de 2018.

[v] En la parte conducente, el artículo 86 de la Constitución colombiana señala lo siguiente: “La ley establecerá los casos en los que la acción de tutela [amparo] procede contra particulares  encargados de la prestación de un servicio público o cuya conducta afecte grave y  directamente el interés colectivo, o respecto de quienes el solicitante se halle en estado de subordinación o indefensión”.

[vi] Corte Constitucional de Colombia, “acción de tutela T-145/16”, 31 de marzo de 2016.

[vii] Como se ha señalado, el moderar a la red social es un verdadero caos, en donde no existen criterios uniformes sobre lo que debe permanecer publicado. Incluso se ha dicho que los moderadores consumen drogas para poder soportar el contenido que tienen que revisar, desde material pornográfico hasta discurso de odio. Véase Casey Newton, “The trauma floor”, The Verge, 25 de febrero de 2019.

[viii] Véase Casey Newton, “Facebook’s, Supreme Court for content moderation is coming into focus”, The Verge, 28 de junio de 2019.

[ix] Suprema Corte de Justicia de la Nación, Segunda Sala, “amparo en revisión 1005/2018”, párr. 220, 20 de marzo de 2019.

(Visitado 6.519 veces, 1 visitas hoy)

Un comentario en “El amparo contra Facebook

  1. El asunto ya llegó al Juzgado Tercero de Distrito en Materia Administrativa, fue radicado bajo el número 1166/2019 y mediante proveído 21 de agosto rechazó la competencia declinada, por lo que ordenó regresar el expediente al juzgado de origen.

Comentarios cerrados.